El 2020 fue un año bastante disruptivo que nos tomó por sorpresa y nos hizo replantear muchas cosas. Algunos negocios se vieron beneficiados, pero la gran mayoría se enfrentó a múltiples complicaciones y decisiones difíciles. Asimismo, este año nos demostró la importancia de la digitalización y automatización.

Sin decir que esto nos exenta de sufrir una crisis, reduce considerablemente algunos riesgos y nos permite optimizar algunos procesos.

Es increíble que aún hay empresas que no han migrado gran parte de sus procesos a un flujo más efectivo aprovechando las innumerables herramientas tecnológicas. Muchos negocios lo evitan por desconocimiento del tema, desconfianza o por ahorrarse un gasto (que, en realidad, es una inversión).

He de decirte que las herramientas indicadas pueden llevar tu negocio a un nivel de efectividad mucho mayor y potenciar su crecimiento.

En las cadenas de suministro es de vital importancia que estas herramientas se comuniquen efectivamente entre etapas. Un pequeño fallo en el flujo nos puede costar mucho, desde perder un cliente importante hasta una producción desperdiciada. Al momento de elegir qué herramientas vamos a utilizar, es importante hablar con los desarrolladores para que puedan lograr una sinergia y permitir el funcionamiento ideal.

De esta forma evitaremos trabas en el flujo y eficacia en cada una de las etapas. Sumado a esto nos permite un mayor control desde el proceso de inventarios, como contacto con clientes y proveedores, hasta con los mismos empleados.

Sin importar a qué giro pertenezcas, hay herramientas que son esenciales y que quizá aún no cuentes con ellas. Si bien, este año nos demostró que quienes contaban con sistemas bien armados son las empresas que a pesar de los cierres de emergencia o disminución de tráfico pudieron sobrellevar la situación.

Probablemente no cumplieran con los objetivos planeados para el 2020, pero pudieron adaptar o migrar su estrategia a un entorno digitalizado.

Un problema actual del uso de herramientas tecnológicas es su rápida evolución y que, en un periodo de tiempo muy reducido, éstas se vuelven obsoletas; he aquí la importancia de las herramientas en la nube, ya sean propias o de un proveedor externo, permiten actualizaciones frecuentes, así como el uso desde cualquier dispositivo con conexión a internet.

Te sorprenderías del número tan elevado de empresas que lleva usando sus sistemas sin actualizarlos por más de una década.

Para concluir, las herramientas tecnológicas se han vuelto tan importantes como los empleados y así como tenemos un departamento de recursos humanos para contar con el talento indicado, debemos tener un departamento que asegure esta sinergia en todas las etapas de una cadena de suministros. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *